Iglesias heridas por cristianos de iglesias… Que, por qué, y cómo?

Iglesias heridas por cristianos… Que, por qué, y cómo?

Cada iglesia tiene sus dificultades. Sin embargo, existen dos tipos de cristianos muy difíciles queBOLO CAIDO hieren a las iglesias más que cualquier otra cosa… el legalista y modernista. Mayoría de las iglesias serán confrontadas por el legalismo o modernismo. Y si se dejan sin confrontar… llevará a esa iglesia en un patrón de contristar al Espíritu Santo. ¿Cómo discernimos la diferencia entre un legalista y un modernista versus un creyente de las escrituras?

 

Un creyente de las escrituras es uno que es ferviente a las enseñanzas bíblicas sanas, y es un ejemplo de vida Santa que es motivada y cultivada por la gracia de Dios (Tito 2:11, 12).

 

El modernista rechaza el mandato bíblico de estándares de Santidad. No quieren normas y barreras. Prefieren sus buenas intenciones los comandos obvios de la palabra de Dios por la santidad. Un modernista prefiere ideología sobre teología. Ellos son motivados por la tolerancia, y no la separación.

 

Un legalista radica en una forma insegura a la vida. Su principal preocupación es con modales y asuntos externos. Ponen un mayor énfasis en las actividades espirituales sin estar espiritualmente activo. Su causa es reformación… no transformación. Creen en la salvación por obras… no en la salvación que obre. Les resulta muy difícil ejercer el perdón. Esto era evidente entre los fariseos a los cuales se enfrentó Jesús. Un fariseo/legalista carece de entendimiento en la persona y el propósito de Jesucristo.

 

Ambos, el legalista y el modernista son en concierto juntos como demuestran su falta de sensibilidad al Espíritu Santo que permite la santidad que no es irrazonable ni legalista. Obviamente, ni el legalismo ni el modernismo tiene cualquier favor delante de Dios.

 

Mientras que el legalismo se centra en el aspecto exterior, la gracia de Dios enfatiza la piedad tanto interna como externamente. La gracia de Dios nunca podría producir un legalista ni un modernista. Sólo puede producir justicia y santidad.

 

Contrariamente al legalista; un creyente bíblico destaca transformación sobre la reforma.En contraste con la modernista/ecumenista; el creyente bíblico enfatiza la separación sobre la tolerancia (2 Cor. 6:17).

 

Es muy posible para un cristiano ser legalista o un modernista debido a la falta de comprensión y crecimiento. Sin embargo, es imposible para un cristiano seguir siendo un legalista o modernista y no estar bajo la severa amonestación del Espíritu Santo para crecer en la gracia y el conocimiento de Jesucristo (Juan 16:13).